viernes

ATRÁS DE ALGUNOS FAROLITOS HAY MUCHA OSCURIDAD…

Este es un sector de la ciudad en el que durante décadas convivimos armoniosamente con familias venidas de Taiwán. Eran dueños de su propio restaurante, que en general era atendido por los miembros de la familia. Desde un comienzo la comunidad oriental fue bien recibida por los vecinos del barrio. Varios integrantes de la Asociación Civil Vecinos de Belgrano ayudaron a nuestros nuevos vecinos de diversas maneras: hubo quienes les enseñaron castellano, otros los ayudaron a realizar trámites, otros a obtener permisos.



Pero todo cambió. En los últimos años venimos sufriendo el accionar de corporaciones que actúan en la ilegalidad, contando para ello con la complicidad de altos funcionarios. Estos grupos fueron controlando el barrio de manera muchas veces violenta. Las primeras víctimas fueron nuestros vecinos taiwaneses, después la violencia se extendió a cualquier vecino que denunciara ilícitos o a aquellos que se resistíesen a vender sus propiedades.

Estos poderosos grupos controlan a la mayoría de los comercios del sector. Los pocos habitantes de origen oriental que hay en el barrio son sus empleados.

Aquí la ilegalidad es una constante. A pesar de que se han descubierto grandes depósitos de alimentos vencidos, venta de mercadería importada sin estampillado, sin emisión de ticket fiscal, y de que en más de una oportunidad se decomisaron toneladas de pescado y comida en mal estado, rápidamente la ilegalidad se reinstala y continúa con una indignante impunidad.

Las prácticas reñidas con la ley, con la seguridad y con la salud pública afectan tanto a no orientales como a orientales por igual.

LAS MAFIAS Y LA CORRUPCIÓN NOS AFECTAN A TODOS.

Si le dedica unos minutos, en este blog usted podrá ver mucha documentación que muestra lo que acabamos de contarle. Gracias.

Etiquetas: