martes

UN ANTRO DE CORRUPCIÓN: a pesar de un informe contundente (hecho por Direcciones del Gobierno de la Ciudad) LOS ORGANISMOS DE CONTROL PERMITEN LA ILEGALIDAD



UN INFORME DEMOLEDOR:

A partir de la denuncia de tres asociaciones vecinales del bajo Belgrano, se realizó una exhaustiva investigación, durante más de 6 meses, que dio como resultado un voluminoso documento oficial de más de 400 hojas, con el relevamiento de planos, habilitaciones, etc.



EL VOLUMINOSO DICTAMEN:

A partir de las denuncias vecinales el Consejo del Plan Urbano Ambiental del Gobierno de la Ciudad (CPUAM) solicitó un relevamiento del área al organismo competente. Después de meses de trabajo se realizó el voluminoso relevamiento que se ve en las fotos. Tras analizar todos los planos y habilitaciones de los comercios del sector y de realizar un relevamiento en cada una de las calles de la zona y de sacar cientos de fotografías, se cverificó que, tal como denunciaban los vecinos, el principal problema de esta zona es LA ILEGALIDAD.

Las conclusiones son contundentes, mediante el relevamiento oficial se constató:

1-VENTA DE COMIDA DESDE LOCALES COMERCIALES HACIA LA VÍA PÚBLICA
(está prohibido por leyes de Salud Pública y Código de Habilitaciones, a pesar de lo cual hay decenas de locales en los que se elabora, manipula, vende y guarda de comida fresca en condiciones antihigiénicas y antirreglamentarias, se vende comida desde locales comerciales hacia la calle, usando el espacio público como salón de ventas)

2-GRANDES SUPERMERCADOS HABILITADOS FRAUDULENTAMENTE
(grandes autoservicios, prohibidos en la zona por su tamaño, se habilitan fraudulentamente como pequeños almacenes)

3-DESVIRTUACIÓN DE RUBRO
(por ejemplo: grandes supermercadosse son habilitados como RESTAURANTES, después operan ilegalmente como AUTOSERVICIO)

4-GRANDES CONSTRUCCIONES CON PLANOS FRAGUADOS
(hay construcciones que superan ampliamente el FOT autorizable, con lo que se duplica y hasta triplica la superficie permitida de construcción)

5-VENTA DE MERCADERÍAS DESDE LOCALES COMERCIALES HACIA LA VÍA PÚBLICA
(mediante la desmaterilización de la fachada se venden las mercaderías hacia la vía pública, ocupando el espacio público con mercaderías y como salón de ventas)

6-OBRAS CLANDESTINAS
(hay demoliciones sin permiso y grandes obras clandestinas sin planos de obras o con planos fraguados)

7-DEPÓSITOS CLANDESTINOS
(depósitos clandestinos reciben gigantescos containers que llegan del puerto)

8-CARGA Y DESGARGA DE LOS CAMIONES DE LOS SUPERMERCADOS EN LA VÍA PÚBLICA
(los supermercados usan las calles para carga y descarga, incumpliendo con la normativa vigente para ese tipo de establecimientos, ya que por su tamaño y actividades deben OBLIGATORIAMENTE tener lugares para la carga y descarga y la maniobra de camiones dentro del propio local comercial. Es frecuente que se ocupen cuadras enteras para la carga y descarga de alimentos perecederos, en condiciones precarias y antihigiénicas, afectando al vecindario)

COMO CONSECUENCIA DE LA INACCIÓN DE LOS ORGANISMOS DE CONTROL SE AFECTA SEVERAMENTE UNA ZONA RESIDENCIAL (en los edificios de la zona viven miles de personas que no tiene nada que ver con lo que se comercializa en el barrio. Los dueños de los comercios no viven en el sector. Por los referidos incumplimientos se está afectando severamente un área que por Código de Planeamiento Urbano es una Zona Residencial con Pequeño Comercio anexo)

Pasado un largo tiempo de este informe oficial, y a pesar de que en el mismo se determina que se debe CONTROLAR LOS ILÍCITOS Y CLAUSURAR los establecimientos irregulares, LOS ORGANISMOS DE FISCALIZACIÓN NADA HACEN Y LA IMPUNIDAD CONTINÚA.

La situación es más grave: no sólo se hace caso omiso a estos inexcusables informes del propio Gobierno de la Ciudad que describen la ilegalidad generalizada, sino que también se promovíó un paseo de compras en zonas residenciales, incumpliendo las leyes y usando dinero público para favorecer a reducidos grupos.

Éste era un antiguo anhelo de los poderosos comerciantes de la zona, que incumpliendo con las leyes y contando con la complicidad de funcionarios, están destruyendo zonas residenciales para su propio beneficio. En vez de fiscalizar altos funcionarios del Gobierno de la Ciudad promueven los intereses de estos inescrupulosos grupos, dueños de cuadras enteras, que controlan el área de manera muchas veces violenta.