viernes

Los depósitos clandestinos y la falta de higiene transforman la zona en un gigantesco criadero de vectores

La semana pasada varios comercios no dejaron entrar a los inspectores. Hace unos meses atrás las cámaras de América TV acompañaron un operativo del Gobierno de la Ciudad. Según se ve en el video "…ante la presencia de los inspectores varios locales bajan las persianas"

Es notable el funcionamiento corporativo, así como frecuente el hábito de cerrar las cortinas ante cualquier inspección. Llamativamente muchos de los locales que cierran sus persianas no vuelven a ser inspeccionados.



¿Por qué cierran? ¿Qué se esconde por detrás de las cortinas cerradas? Hace dos meses se decomisó media tonelada de mercadería en mal estado en uno de los grandes supermercados de la zona y a otro se lo clausuró por funcionar con una habilitación apócrifa y falsificada, en este supermercado también se decomisaron alimentos por falta de higiene. Otros comercios no pueden justificar el origen de las mercaderías, sea alimentos frescos o productos importados faltan informaciones que garanticen su procedencia e inocuidad. A ojos vista se almacenan y venden alimentos sin cumplir con elementales reglas de higiene. Hay varios depósitos clandestinos, en los que proliferan insectos y roedores que se reproducen de manera asustadora.