miércoles

El señor Piccardo, Ministro del Gobierno de la Ciudad, quiere crear un Mercado a cielo abierto en nuestras calles residenciales!!

Hay una licitación en curso de $3.095.000 para cambiar aceras y calzadas en Arribeños y también en Mendoza, que los que vivimos aquí no necesitamos. Se pretende regalar 6.000m2 de nuestras calles con fines comerciales. El proyecto arquitectónico es una peatonalización encubierta (calles y aceras al mismo nivel con eliminación de los cordones) y un paseo de compras disfrazado bajo el rubro "mantenimiento de aceras".

Esta obra transformaría a los dueños de los grandes supermercados importadores y de las cadenas comerciales de la zona en propietarios de un gran Mercado a cielo abierto. Este gran mercado a cielo abierto sería de mayor tamaño que las Galerías Pacífico y que varios otros paseos de compras de la Ciudad. Nos sorprende y no creemos que sea casual que estos señores hayan comprado recientemente varios terrenos y que sean dueños de varios lotes en las calles que el Gobierno propone modificar.

Los vecinos ya hemos visto (y registrado) los nefastos efectos de la fallida peatonalización de Arribeños durante los fines de semana. La peatonalización debió ser suspendida por el caos que provocaba en todo el barrio. ¿A quién favorece este nuevo intento?

¿Quiénes promueven verdaderamente estas obras que no favorecen a los vecinos?

Los vecinos vemos llegar los inmensos containers que después se distribuyen entre los pequeños comercios del barrio. El pequeño comerciante es un honesto trabajador y mero revendedor de estos grandes importadores (que son los que verdaderamente lucran y hacen el lobby necesario para que les regalen cuatro cuadras).

Todo esto es muy grave, primero porque la nuestra es un ÁREA RESIDENCIAL R2bI, que no admite shoppings ni paseos de compras y segundo porque para implementar este "shopping center" se está disponiendo del espacio y del dinero público.

Para esta licitación no hubo Audiencia Pública ni los imprescindibles estudios preliminares. La obra que se está proponiendo no contempla el intenso tráfico de la zona. Varios colectivos tendrían que empezar a circular por calles hoy tranquilas, arruinando zonas aledañas. Por el enriquecimiento de unos pocos se perturbaría la vida de miles.

Pedimos que se respeten nuestros derechos. Estamos presentando un petitorio con casi 1000 firmas: ¡los vecinos nos oponemos a cualquier peatonalización o a que se realicen obras para un "paseo" por el barrio!

No queremos un comercio depredador e invasivo.

Ni un Gobierno que no escuche a los vecinos.